12 de junio de 2013

¿El tequila te vuelve macho y el whisky melancólico?

En este caso, como en muchos otros, la creencia popular de que un tipo de bebida afecta el humor o el ánimo del bebedor de una manera diferente que otra, no es más que un mito popular.

 http://us.123rf.com/400wm/400/400/redav/redav1012/redav101200026/8335185-tiradores-con-whisky-tequila-y-ron.jpg

Muchos creen, por ejemplo, el whisky ayuda a olvidar o nos pone nostálgicos, o que el ron conduce al bebedor por el sendero del placer…
De hecho, una encuesta realizada a varios hombres en la barra de un bar, a mediados de 2012, encontró que el 100 % tenía ideas como ésta relacionadas a los diversos destilados y licores.
Sin embargo, los científicos y especialistas en salud señalan que el etanol es etanol, así que los efectos no son diferentes si se consume una botella de vino o una de bourbon. Aunque donde sí pueden existir variaciones es en la cantidad que se requiere para emborracharse: no es lo mismo un litro de cerveza que un litro de absenta… Además, los otros ingredientes con los que se producen las bebidas alcohólicas sí pueden hacer que el metabolismo del consumidor responda de formas distintas. Sin embargo, y aun bajo estas circunstancias, el efecto de embriaguez propiamente dicho es el mismo.
En 1984 un estudio buscó responder algunas incógnitas acerca del alcohol. Para ello se inyectó a decenas de ratas con diferentes tipos de bebidas (ron, whisky, vodka y coñac, principalmente) y después de un tiempo determinado se chequeó el comportamiento de los roedores. Los resultados revelaron que, allá de las afectaciones motrices, las ratas a las que se les había inyectado vodka no variaban su comportamiento respecto a las que tenían whisky en el torrente sanguíneo.
Un profesor de ciencias y comportamientos sociales de la Universidad de Brown, Damaris Rhsenow también recordó otro estudio acerca de la relación alcohol-comportamiento, en el que se comprobó que no existen diferentes efectos entre una bebida y otra. Sin embargo, se descubrió que el común denominador en todos los consumos de alcohol es que la ansiedad, la hostilidad y la depresión afectan a todos.
Por su parte, el fundador del News Seasons Behavior Health Center, William Oswald, señaló que otro factor que desmiente la relación entre la bebida y el comportamiento, y es la cantidad que se ingiere y las circunstancias en las que se bebe. Por ejemplo, si una persona generalmente consume whisky, al momento en que lo sustituya por ginebra, sus reacciones serán distintas… Sin embargo, su comportamiento y los efectos del alcohol etílico no modificarán los efectos de su embriaguez: simple y llanamente su estado de ánimo será el mismo estando ebrio.

http://4.bp.blogspot.com/-Ki59XO1IcsQ/TVwyDiC-EhI/AAAAAAAAAaA/OSCsqdFIySU/s1600/lujuriadaniels2.jpg



0 comentarios :

Publicar un comentario